+

Ristorante D'O di Davide Oldani - MILANO

El nuevo  D'O de  Davide Oldani, adyacente al antiguo D'O en Cornaredo, vuelve a abrir al público.

Más grande, pero con el mismo número de plazas (48) está completamente renovado en su interior.

 

Debe ser acogedor, siendo ésta una característica indispensable del restaurante italiano en el que Davide siempre ha intentado estar inspirado y en el nuevo restaurante ha  querido desarrollar aún más.

Una parte integral del proyecto arquitectónico, llevado a cabo por Piero Lissoni, es la ventana de cristal enmarcada por un perfil metálico perforado y cubierta por un techo con vistas a la plaza, con una gran superficie acristalada suficiente para que la plaza pueda "entrar en la casa " y que la casa pueda "entrar en la plaza ".

 

Cuando Davide comenzó a imaginar el nuevo restaurante, era exactamente la búsqueda de algo nuevo que tenía en mente, pero sobre bases sólidas. Nuevo para él significa  una constante evolución, es sentirse  vivido, estudiado, aprendido, asimilado, y dejado  para dar vida a un posterior desarrollo. Y como podría hacerlo si no se hubiera fundado su cocina sobre una base sólida y enseñanzas igualmente sólidas.

 

Todo ha sido diseñado para ofrecer una experiencia que va a romper las barreras entre la cocina y el comedor, entre el chef y los huéspedes.

En el mobiliario del nuevo restaurante, Davide Oldani ha podido dar mayor fuerza a estas creencias. A partir de las mesas y sillas, diseñadas por él mismo, realizando algunas ideas concretas que persiguen desde hace algún tiempo y llegaron a buen termino gracias a Riva 1920 a través de un cuidadoso estudio de diseño personalizado.

La elección de los materiales ha sido fundamental: madera maciza de roble procedente de  zonas controladas de reforestación, cola vinílica y acabados al  aceite y con cera natural, garantía de un producto 100% natural.

Fiabilidad, confort, durabilidad en el tiempo eran los requisitos fundamentales a la base del diseño.

El mobiliario, si bien tenía que ser elegante, necesitaba al mismo tiempo ser esencial, lineal y funcional.

La comodidad se convierte en tranquilidad y descanso, y también favorece - a través de una forma ergonómica de los muebles que nace de la observación diaria de los huéspedes - una digestión adecuada, que comienza cuando una persona se sienta a la mesa y no cuando se levanta.

Las mesas, sin manteles,tienen los huecos bajo encimera donde se pueden poner las servilletas, las sillas se caracterizan por tener un hueco para los bolsos bajo el asiento y huecos “vacía bolsillos” para poner los móviles y manojos de llaves.

 

El sótano está reservado para la investigación y el desarrollo, con un conjunto de zonas diferentes, y contiguas  en un espacio fluido. Aquí se encuentra una isla de cocina totalmente equipada para crear y experimentar con nuevos platos y nuevas ideas, parte creada para el desarrollo de la marca y el producto D'O, una bodega con temperatura controlada abierta para  catas

 

El restaurante está listo para recibir a los primeros invitados: el libro de reservas tiene ya 6 meses de espera.