Valentino Marengo

Mi padre era obstetro. Yo nací por parto natural en un piso de un barrio popular de Torino. La ventana de mi habitación asomaba a un pequeño patio y más allá del tapial había un taller mecánico que realizaba con el torno engranajes para Fiat.  He transcurrido mi infancia oyendo el ruido de los tornos que trabajaban sin parar hasta el atardecer. No era un ruido molesto, era el ruido de fondo de las tardes pasadas en mi casa. Para mí ese taller era un lugar lleno de misterio. Algunas veces fui a visitarlo junto con mi padre que  era un aficionado de la mecánica. Luego, cuando era estudiante en la Academia de Bellas Artes tuve la necesidad de realizar una herramienta de grabado en ese mismo taller. Ese ha sido el primer producto que he realizado con maquinarias industriales. 

Ve a los productos